mounir fatmi
   
   
 
5.
 
Critics
 
• Heba Mostafa
• Marc Lenot
• Pierre-Yves Theler
• Régis Durand
• François Salmeron
• Ali Akay
• Thierry Raspail
• Lillian Davies
• Julie Crenn
• Megan Croutch
• Aoife Rosenmeyer
• Barbara Polla
• Hatice Ahsen Utku
• Laura U. Marks
• Paul Ardenne
• Jean de Loisy
• Ariel Kyrou
• Frédéric Bouglé
• Michèle Cohen Hadria
• Tarek El Haïk
• Marc Mercier
• Evelyne Toussaint
• Naomi Beckwith
• Marie Deparis
• Pierre-Olivier Rollin
• Thomas Flagel
• Leila Slimani
 
Interviews
 
• Ma Zhong Yi
• Régis Durand & Barbara Polla
• Véronique Rieffel
• Oscar Gomez Poviña
• Jérôme Sans
• Axelle Blanc
• Michèle Cohen Hadria
• Nicole Brenez
• Christophe Gallois
Oscar Gomez Poviña
Sacra Magnética, Vnfold, Avril 2010.
 


 

Sacra Magnética, interview de Mounir Fatmi, 2010

Sacra Magnética, interview of Mounir Fatmi, 2010  

mounir fatmi (sí, en minúscula) utiliza cintas de video para construir una crítica a la cultura de su Moroco natal y a las políticas globales. Un artista polifacético, ruidoso y reflexivo.

El arte ha tenido un espacio privilegiado a la hora de criticar lugares de poder establecidos. Este hecho nunca es más radical y escandaloso que en cada regreso del arte sacrílego, que ataca a los íconos y a las sociedades que les rinden culto. mounir es un hombre que lleva al extremo su mensaje desacralizante, hasta el punto de negarse a que su propio nombre sea escrito en mayúsculas. “No es un capricho,” aclara, “para mí es una forma de resistencia contra la maquinaria de las mayúsculas, que hace que cada vez que escribo mi nombre así en una máquina, lo subraye con rojo. La primera vez que me llamó la atención el poder de las mayúsculas fue cuando escribí el nombre de dios con una d minúscula. Mucha gente quedó en shock.”

fatmi deconstruye los espacios sagrados en una doble vertiente. La primera de ellas, bastante clara, se basa en la ya clásica mezcla de iconografía sagrada y materiales profanos, agregando significado a través de elementos simbólicos. La segunda, más sutil, busca una vía constructiva en la sacralización de sus materiales, en la constitución de lugares sagrados para la sociedad moderna. Series como Ghosting o Gardons Espoirs crean espacios que sacralizan los medios replicantes que los constituyen. En palabras de Marie Deparis-Yafil, Ghosting constituye un templo hecho de casetes y fotocopiadoras, mientras que Gardons Espoirs trae la muerte al diálogo a partir del juego con la clásica serie de Warhol, Death and Disaster. En esta última, un trono es una silla eléctrica, hecha a partir de bloques plásticos de memoria y propaganda. El resultado es curiosamente geométrico, en resonancia con la estética musulmana.

Sin embargo, su prolífico trabajo no se ahoga en el valor de escándalo. Ha dado clases gratuitas en Val Fourré y apoyado la construcción de museos cuyo valor cultura, él espera, sirva de refugio antiaéreo. También demostró interés en recrear la película de Warhol, Sleep, con Salman Rushdie como protagonista y defiende el pensamiento de autores como Deleuze, Derrida, Bataille, Baudrillard, Foucault y Camus, entre otros. Este gran admirador de la Generación Beat es un inteligente lector con mucho para decir. Quizás más de lo que entre en una entrevista.

Oscar Gomez Poviña: ¿Qué es lo que rescatas de la Generación Beat?

mounir fatmi: La generación Beat me “salvó” en el sentido de que me dio el deseo de partir y la curiosidad para explorar y experimentar, para tomar riesgos e ir en contra de la mayoría. Fue liberador y abrió la posibilidad de participar de otra forma en la sociedad, y no en una versión que ésta tuviera programada.

OGP: Una vez dijiste que “en un accidente, cualquiera trataría de salvar a alguien”. ¿Creés que la dinámica “accidente-salvataje” es crucial para la historia? ¿Cómo medís estos dos elementos?

MF: De hecho, lo que dije es que en caso de un accidente la gente siempre trata de salvar algo, no necesariamente alguien. Lo que quise decir es que en el momento de una crisis la realidad y nuestros instintos cambian y vemos qué es lo realmente esencial y lo que nos importa como personas. Salvamos algo de nosotros mismos o nuestras vidas.

OGP: La fragilidad es un elemento crucial en tu trabajo. En este sentido, ¿es el arte algo que algún día también va a desaparecer o algo que sobrevive la prueba del tiempo?

MF: Yo creo que siempre va a haber algún recuerdo o trazo en la historia. Más allá de si el objeto sobrevive. Por esto es que la fragilidad es parte de mi trabajo. Un objeto de arte tiene un ciclo vital como el resto de las cosas, pero lo que permanece es el recuerdo de ese trabajo.

OGP: ¿Por qué elegiste a Salman Rushdie como el sujeto para recrear la película de Warhol?

MF: Salman Rushdie es una figura importante para mí y una verdadera voz de pensamiento crítico. Él fue el primero en tomar el riesgo de criticar al Corán con sus Versos Satánicos. Abrió la puerta que demuestra que el mundo árabe carece de auto-crítica y sentido del humor. Él es el sujeto de esa película porque es una figura importante, pero también para demostrar que puede dormir, que puede estar en paz y no bajo amenaza, como estuvo durante tanto tiempo.

OGP: En una entrevista dijiste que el arte funciona como una barrera anti-misiles. ¿Cuál te parece el lugar del arte en la política global?

MF: Es difícil responder esto en un par de oraciones porque esta frase se relaciona a un proyecto mucho más grande que tuve de arquitectura, con museos y grandes edificios, en los países del Golfo. Esta nueva arquitectura es muy simbólica. Por ejemplo: el Louvre Abu Dabi , el Guggenheim Dubai, sirven para proteger estos países. Dudo mucho que Estados Unidos o la armada británica lancen misiles contra el Guggenheim Dubai o que la armada francesa ataque el Louvre en Teherán. Creo que incluso en una situación de guerra, la población de estos países se escondería en estos lugares antes de correr a las mezquitas.

OGP: Usas muchos elementos nostálgicos, como Cubos Rubik y cintas VHS, en tu obra. ¿Trabajás mucho con tus recuerdos de tu infancia en tu obra?

MF: Sí, uso, exploro y deconstruyo los recuerdos de mi infancia, pero no siempre. La memoria es para mí más interesante que los trabajos. Esto vuelve sobre la idea de la fragilidad y cómo todo puede desaparecer, pero siempre nos quedan recuerdos.

OGP: Trabajos como Les monuments nombran a muchos pensadores, especialmente modernos. ¿Cuál creés que es el lugar de estos teóricos?

MF: Les monuments es una escultura que consiste en duros cascos de construcción, hechos con porcelana, y que llevan los nombres de algunos filósofos. Es una pieza que busca proteger la cabeza y, así, el pensamiento de estos hombres que nos ayudaron a entender el mundo moderno.

 

Texto por Oscar Gomez Poviña @ VNFOLD

 

Oscar Gomez Poviña: Why don't you want your name to be written in capital letters?


mounir fatmi: Refusing to write my name in capital letters is not a whim. For me it is a form of résistance against the machine of capital letters and that each time I write my name the computer spell check underlines my name in red. The first time that I was really surprised by the power of the capital letter was when i wrote the name of god without a capital G and many people where very shocked.

OGP: We read that you said that "the Beat Generation saved me". What do you rescue from the whole Beat Generation that you found so important at the time?


MF:The Beat Generation "saved" me in the sens that it gave me the desire to leave and the curioustiy to explore and experiment, to take the risk to be against the majority. It was liberating and opened up the possibility to participate differently in society and not in a programmed version of society.

OGP: You also said that "in an accident, anyone would try to save someone". Do you feel like the "accident-saving" dynamic has a crucial part in history? How do you weigh this two elements?


MF: Actually what I said was that in an accident people always try to save something, not specifically someone. What I mean by this is that at the actual moment of crisis reality changes and our instincts change and we see the essential things and what this actually means to us personally. We save something of ourselves or our life.

OGP: Fragility is a key element of your work. In this sense, is art something that one day must come to pass or something that survives the test of time?


MF: I think there will always be a memory and trace of history that will remain. Whether the actual object survives is another story. This is why fragility is ia part of my work. A object/work of art has a life cycle like everything else but what remains is our memory of that work.

OGP: What is your view about Salman Rushdie? Why is he the subject of your remake of Andy Warhol's film Sleep?


MF: Salman Rushdie is an important figure for me as a true voice of critical thinking. He was the first to take the risk to criticize the Koran in "The Satanic Verses." He opened a door that showed the that the arab world lacked self-critique and a sens of humor. He is the subject in the film because on the one hand he is an important figure but also to show that he is able to sleep, that he can be a peace and not under threat as he was for so long.

OGP: In an interview, you said that art would function as anti-missiles shields. What do you think is the place of art in global politics?


MF: This is hard to respond here in a couple of sentences because this phrase is related to a much larger idea/project I have about architecture and the construction of museums and large buildings in the Gulf countries. That this new architecture is very symbolic- for example, the Louvre Abu Dhabi, the Guggenheim Dubai, which in a sense serves a protection for these countries.
I highly doubt that the American or British army will launch missiles on the Guggenheim Dubai, or that the French army will attack the Louvre in Tehran Abu Dhabi. I think that even in a war situation, the population of these countries will definitely choose to hide inside of these museums instead of running for the mosques.